Lesiones vasculares de la cara, cuello y escote.

El objetivo de la técnica es la destrucción controlada de dilataciones vasculares y variculas de la piel con pases sucesivos del haz de láser. El láser tiene una especial afinidad por lesiones de color rojizo-azuladas produciendo un mínimo daño en el tejido adyacente.

La técnica está indicada en lesiones vasculares de diverso tipo como telangiectasias, angiomas, puntos rubís, lagos venosos de los labios, entre otras.

¿Qué sucede durante el procedimiento?
No requiere anestesia. Sólo notará una leve sensación de calor mientras los pulsos de láser son absorbidos por los vasos y son destruidos.

El tiempo de tratamiento variará de varios minutos a media hora dependiendo del tamaño del área a tratar.

¿Cuanto dura el proceso de curación?
Durará varios días y aunque se puede presentar cierto eritema o enrojecimiento en la zona tratada  puede incorporarse a su actividad normal de inmediato pudiendo incluso maquillar la zona.

Se debe evitar la exposición directa al sol por lo que deberá utilizar fotoprotector solar.

A veces es necesario repetir el tratamiento dependiendo de la respuesta de la lesión y de los resultados deseados.